Pomona, tierra de descubrimientos

pomona,-tierra-de-descubrimientos

La pequeña localidad de Pomona es conocida desde su nacimiento como el “jardín de la provincia de Río Negro” por su notable vegetación que embellece al pueblo. Pero a partir de ahora será también conocida en la rama de la biología gracias a la joven Jessica Ayelén Risaro (26), que descubrió recientemente una nueva especie de coral de aguas profundas la que bautizó como “Umbellula Pomona”, en honor al sitio donde nació.


La bióloga nativa del Valle Medio llevó adelante su trabajo de investigación (que era parte de la tesis para su licenciatura) en el museo Argentino de Ciencias Naturales “Bernardino Rivadavia”, en el laboratorio de Ecosistemas Costeros, Plataforma y Mar Profundo, bajo la dirección del doctor Daniel Lauretta.

Jessica aseguró que “siempre me gustó la naturaleza, me llamaba mucho la atención. Siempre quedé impresionada por el océano y todo lo que tiene que ver con arrecifes de coral y la vida que hay a su alrededor, y desde siempre sabía que es lo que quería seguir de grande, ser bióloga. Este descubrimiento fue algo impresionante en lo personal, cuando me lo confirmaron no lo podía creer. La decisión de ponerle el nombre de mi pueblo es como un reconocimiento al lugar que me vio nacer”.

La verificación de cientos de ejemplares fue realizada en varias etapas y llevó cerca de dos años. Primero se realizó una consulta con el doctor Gary Williams de Estados Unidos, especialista en el tema; y luego se realizó desde un trabajo de observación bajo lupa hasta análisis moleculares para garantizar que pertenecían a una nueva especie.

“Entre las 200 muestras recolectadas entre el 2012 y el 2013, que habíamos revisado y clasificados, había 4 que nos llamaron la atención y que no coincidían con las descripciones que teníamos. Sus rasgos morfológicos no estaban en los escritos históricos sobre las variedades existentes. Consultamos especialista en California y nos confirmaron que es una especie nueva” explicó.

Jessica durante sus investigaciones. Fue una sorpresa cuando una de las muestras no coincidía con descripciones previas.


La profesional detalló que los penatulaceos, conocidos como “plumas de mar”, son organismos coloniales de tejido blando. Están conformados por pólipos cuya morfología y función es muy diversa. Son organismos bentónicos, que viven adheridos a los fondos marinos o a distintos tipos de sustratos, ya sea duro o blando. Estos se fijan mediante un pedúnculo muscularizado, del que se extiende un raquis en forma de tallo del cual nacen los pólipos de alimentación, reproducción y circulación de agua.

Además agregó que los penatulaceos se pueden encontrar en todos los océanos del mundo. En Argentina, hasta el momento, se pueden hallar en profundidades entre 50 y los 3000 metros a lo largo de toda la línea de costa, desde la costa atlántica frente a Mar del Plata (Buenos Aires) hasta aguas de Tierra del Fuego y la Antártida. “Esto demuestra que aún tenemos muchos por descubrir y conocer de nuestros mares, que hasta ahora no fueron estudiados con más profundidad. El muestreo en esta área ha sido escaso, es probable que el número de especies de corales marinos de la región aumente sustancialmente en los próximos años y ojalá tengamos suerte para seguir descubriendo nuevas especies”, añadió.


Su descubrimiento



El trabajo de Jessica fue publicado por la revista especializada European Journal of Taxonomy, que lo difundió en octubre pasado bajo el título “Umbellula Pomona sp. nov., a new sea pen from Mar del Plata Submarine Canyon” (Umbellula pomona sp. nov., una nueva pluma de mar del Cañón Submarino de Mar del Plata).

El trabajo llegó a manos de los legisladores José Luis Berros e Ignacio Casamiquela, ambos del FdT, quienes propusieron declarar de interés científico, educativo y cultural el descubrimiento de la especie de coral de aguas profundas denominada umbellula Pomona. Se destacó en el reconocimiento como integrante del equipo de investigación a la rionegrina Jessica Risaro, oriunda de la localidad de Pomona, encargada del proyecto. Además, los legisladores rionegrinos aseguraron que “ella llevó a su ciudad al reconocimiento mundial al nombrar a un coral, orgullosamente, como su localidad”.

Risaro se graduó de bióloga y, apenas un tiempo después, realizó un hallazgo único.


En Argentina los primeros trabajos de investigación sobre ese tipo de organismos fueron realizados en los años 1872 y 1876 por la expedición H.M.S Challenger. Luego, en los años 1992, 2003 y 2018, se retomaron los estudios taxonómicos sobre penatulaceos, que es la temática específica del trabajo que en este documento se destaca.

Debido a los pocos estudios realizados, el conocimiento de la diversidad de plumas de mar en aguas argentinas es todavía muy escaso.


¿Cómo fue la trayectoria de Jessica?



Jessica y sus dos hermanos Lucas Nahuel y Tomas Nehuén son nativos de Pomona. Es hija de Roberto Alejandro Risaro, productor rural; y Patricia Conde, enfermera; y transitó la primera parte de niñez y adolescencia en Valle Medio hasta los 18 años, junto a sus hermanos.

Fue al jardín y toda la primaria la hizo en la escuela nº 7 de Pomona. Estudió ingles en Lamarque, e hizo la secundaria (finalizó en 2011) en el instituto Canossiano de Luis Beltrán.

En 2012 comenzó a vivir en Buenos Aires, lugar donde actualmente reside; y cursó sus estudios universitarios en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA, recibiéndose de licenciada en Ciencias Biológicas. Se recibió de Bióloga el pasado 14 de marzo 2020, previo a la cuarentena; y su próxima meta será el doctorado de su carrera.


En estos tiempos de pandemia de COVID-19 el trabajo de investigación le resulta “bastante complicado” aún más en provincia de Buenos Aires donde está residiendo. “Estoy trabajado desde casa con las computadoras, aunque no podemos hacer trabajos en los laboratorios. Estamos trabajando con muchos datos que nos quedaron de las investigaciones con análisis que hicimos en su momento, pero se complica no usar las muestras y los materiales de los laboratorios” contó Jessica.

Actualmente se desempeña en el Museo Argentino de Ciencias Naturales “Bernardino Rivadavia” en el laboratorio de Ecosistemas Costeros, Plataforma y Mar Profundo, que pertenece a la División de Ecología del Museo, con relación directa con el CONICET.




Fuente: Río Negro