En medio de un clima político inestable, el Gobierno nacional busca enviar señales de austeridad al FMI

en-medio-de-un-clima-politico-inestable,-el-gobierno-nacional-busca-enviar-senales-de-austeridad-al-fmi

En medio de fuertes conflictos políticos, El Gobierno nacional y en particular el ministro de Economía, Martín Guzmán, buscan enviar señales a los mercados y al FMI, al exhibir algunas medidas de austeridad y una desaceleración del déficit fiscal, que ya se ubica por debajo del 5% del Producto Bruto. En tanto, las demandas de la alianza gobernante y de la vicepresidente Cristina Kirchner impiden la aplicación de una ajuste fiscal.

Por ahora, Guzmán se refugia en los números: anunció que en los primeros diez meses del año el déficit primario se redujo al 4,8% con relación al Producto Bruto, muy cerca de lo comprometido en el Presupuesto 2021, que es del 4,5%, según NA. La misión del Fondo Monetario se llevó esos datos a Washington tras permanecer dos semanas en la Argentina, donde tuvo una visita accidentada por el falso positivo de Covid a un integrante de la delegación-

De todas formas, el FMI mantuvo reuniones con distintos sectores y el objetivo marcado por la jefa del organismo multilateral, Kristalina Georgieva, es empezar a redactar una carta de intención de lo que sería un acuerdo de facilidades extendidas para refinanciar pagos e intereses que ya se aproximan a los u$s 50.000 millones. En el marco de esa misión, los enviados del Fondo se sentaron con miembros de la Asociación Empresaria Argentina (AEA), en un encuentro gestionado por Guzmán, en el Ministerio de Economía.

Los empresarios dijeron coincidir en la necesidad de construir consensos sobre pilares para la estabilidad económica y la articulación de reglas de juego que contribuyan a la previsibilidad. Concurrieron Paolo Rocca (Techint), Enrique Cristofani (Banco Santander), Federico Braun (La Anónima), Alberto Grimoldi (Grimoldi) y el presidente de AEA, Jaime Campos.

Finalmente, en medio de la convulsionada transición política en Estados Unidos, todo indica que el acuerdo con el Fondo Monetario quedaría para después de la asunción de Joseph Biden como presidente el 20 de enero próximo. En el organismo apuestan a que la carta de intención con la Argentina sea lo suficientemente precisa como para garantizar que no se repitan los errores del mega préstamo otorgado a Mauricio Macri, donde la mayor parte de los dólares se convirtió en fuga de capitales.



Fuente: El Intrasigente